Las milicias curdas formadas por mujeres

Siria: Muchas mujeres decidieron armarse e ir a la guerra. Así nacían, meses más tarde, las Unidades Femeninas de Protección (YPJ) del Curdistán Sirio. Lo que empezó en marzo de 2011 como una protesta pacífica aconteció un conflicto interno entre el ejército sirio del régimen de Bajar al-Assad y la oposición armada. Esta oposición se fue fragmentando a medida que la contienda avanzaba, en gran parte a consecuencia del advenimiento y crecimiento de fuerzas de carácter islamista o jihadista. Así pues, contra el régimen de a el-Assad hay un frente del Estado Islámico, así como, en menor medida, Tahrir Al-Sham –la rama siria de Al Qaeda. Pero también se encuentra el Ejército Libre Sirio, desertores del ejército de a el-Assad, y aliados con Turquía, y las Fuerzas Democráticas de Siria que luchan conjuntamente con los curdos.

Los curdos, oprimidos en las últimas décadas por el régimen de Bajar al-Assad, defendieron su tierra a la vez que veían en la guerrilla la oportunidad para defender su modelo político. Una ideología que es en gran parte heredera del Partido de los Trabajadores del Curdistán (PKK, creado el 1978 en Turquía) y de su líder Abdullah Öcallan, encarcelado y condenado a cadena perpetua desde el 1999. El PKK, que si bien en unos inicios era un grupo marxista – leninista que buscaba la independencia por el pueblo curdo, de unos años acá decidió apostar por un confederalismo que los diera más autonomía en las diversas regiones en que se asientan y que, a la vez, permitiera estrechar vínculos.

La delicada situación del Curdistán

Los curdos, pues, luchan en las Unidades de Protección Popular (YPG) como brazo armado del Comité Supremo Curdo (creado el julio de 2012). Buscan garantizar la paz en las zonas curdas y proteger a sus habitantes. Dentro de este grupo se encuentran también las Unidades Femeninas de Protección, la YPJ.

La creación de una milicia curda femenina en medio de la Oriente Medio es una rara avis, porque si bien todo el mundo todavía es bastante machista y predomina el patriarcado, en la Oriente Medio, todavía más”, analiza David Meseguer, periodista freelance en Siria y Turquía y co-director del reportaje La revolución silenciosa. Esta milicia curda femenina desarrolla las mismas tareas en el frente de guerra que la masculina (YPG), tienen la misma importancia, traen armas pesadas, entran en combate, etc. “No es una cuestión puramente estética o de imagen”, añade Meseguer, distinguiéndolo de las mujeres militares al ejército sirio o Daesh.

Amina Husssein, una periodista curda residente en Barcelona, explica como, de hecho, en las fotografías que llegan de estas ‘guerrilleras’ se las ve maquilladas y depiladas. De hecho, hombre y mujer luchan juntos en las trincheras curdas. La fórmula de co-liderazgo paritario es algo establecido por los curdos en casi todas sus organizaciones y cargos militares y políticos.

Una doble lucha

COMO CURDAS

Las milicianas luchan, por un lado, por su pueblo, que consideran oprimido por los estados centrales del Oriente Medio donde están presentes (el Irán, Irak, Turquía y Siria), así como por movimientos arabistes e islamistas cómo Sido Islámico.

Su proyecto político, heredero del PKK, pasa por el feminismo y el socialismo. La independencia ya no está en su agenda política. Apuestan ahora por un confederalismo democrático, considerando que con el Sido-nación independiente no se garantizan los derechos del pueblo. Luchan, por lo tanto, para “lograr la mayor cuota de autonomía posible en los diferentes estados, sobre todo partiendo del municipalismo y de tener el control de los ayuntamientos mediante elecciones”, explica David Meseguer. A la vez, buscan también poder fortalecer los vínculos entre las diferentes regiones del Curdistán.

COMO MUJERES

La lucha de las milicianas también tiene mucho feminismo, explica Amina Hussein. Desde el YPJ se busca la emancipación de la mujer y traer la revolución feminista en Oriente Medio.

Del mismo modo, es en gran parte de la ideología de Öcallan de donde proviene el carácter feminista o de emancipación de la mujer presente en las guerrillas. El dirigente curdo quiso extrapolar el recuerdo de la fortaleza de su madre y su rol social y familiar en toda la sociedad, con una clara intención de empoderar la mujer a todos los niveles. El militar incluido.