¿Tuvo el COVID-19 un influjo positivo o negativo en el porno?

Los cambios que COVID-19 ha traído a nuestros días han sido más que muchos.

En su momento todos tuvimos que quedarnos en casa confinados, tuvimos que volver a aprender a vivir, ¡lo hicimos y lo hacemos! Estamos aprendiendo a vivir con un nuevo mundo y con un virus que sigue ahí fuera y que es obstinado en querer quedarse.

Sabemos que ha provocado un gran impacto negativo en varias si no la mayoría de las industrias, pero, ¿lo hizo en todos los sectores? ¿O resultó positivo para algunos, como la pornografía? ¿Fueron xnxx y sus videos pornográficos privilegiados con la pandemia?

 

 

El porno y el Coronavirus

 

Tras la llegada del coronavirus, y todas las restricciones causadas por él, la búsqueda de sitios pornográficos y camgirls creció un poco en todo el mundo, pero sin duda se sintió en Alemania ya que hay varias restricciones gubernamentales que no permiten el acceso a este tipo de contenido creado especialmente para adultos.

La audiencia de los sitios pornográficos ha aumentado a gran escala y los profesionales del sexo virtual ganan cada vez más con la llegada de clientes que se ven obligados por la cuarentena a quedarse en casa y que terminan recurriendo a este tipo de contenido.

Sabemos que esta es una industria que llega a millones de personas a cada día, ya sea en su teléfono móvil, en su Tablet o incluso en su ordenador.

Se calcula que moviliza entre 10.000 y 90.000 millones de dólares anuales, considerando únicamente a los Estados Unidos. Tiene una variabilidad tan grande si tenemos en cuenta los 10 y los 90 mil millones, porque al ser un sector en el que la mayoría de las empresas son privadas es imposible hacer una estimación exacta. Ciertamente mueve miles de millones, incluso si uno no puede discernir exactamente cuántos.

 

Webcam Girls

 

Los servicios sexuales virtuales están recibiendo una nueva audiencia durante la cuarentena, formada por jóvenes que solían tener bares, clubes nocturnos y discotecas como alternativa. Ahora, obligados a permanecer en el interior de la casa, aparentemente han encontrado en las camgirls una alternativa para dar flujo a las hormonas.

Pero además del tráfico, el número de modelos en línea también aumentó. Antes, estaban desconectados porque tenían que trabajar en otros empleos, ir a la universidad y hacer ejercicio en el gimnasio, todas las actividades suspendidas por la cuarentena.

 

 

En conclusión…

Claramente con todo en esta vida tiene pros y contras, cosas positivas y negativas. Depende de quién esté analizando el impacto que COVID-19 ha tenido, por supuesto. La opinión entre el dueño de una empresa de turismo y el dueño de una empresa pornográfica debe ser ciertamente diferente.