Los mejores masajes según el tipo de dolor

Los masajes como una terapia han sido clasificados de este modo desde hace mucho tiempo atrás tanto por expertos en el rubro, como por aquellos que aunque se encuentran lejanos a este tipo de actividades, de una u otra manera pueden confirmar que sí son beneficiosos en este sentido. Eso sí, desde aquí recomendamos siempre los mejores masajes eróticos en Barcelona, ya que la sexualidad siempre contribuye con un efecto renconfortante.

Ahora bien, considerando que los tipos de masajes son muchos, si es que se los quiere clasificar de acuerdo al modo en que se los ejecuta o por el tipo de efecto que tienen en el cuerpo, lo que haremos en este caso es enfocarnos en una modalidad muy especial y específica.

Cada masaje combate un dolor

Para las personas que no los conocen hasta el momento, los masajes del Emperador son una clase de masaje que existe desde la antigüedad y que en resumen son una clase de técnica que se denominó de este modo por un médico muy reconocido, el cual se enfocó en identificar determinar zonas de la mano, para así aliviar los dolores que el Emperador sufría.

Tal y como se lo menciona en el párrafo anterior, la mano es entonces la clave para atender ciertos dolores o molestias en el cuerpo, lo cual significa que es una solución sencilla y práctica, que puede ser implementada por todos y con frecuencia en el día.

Finalmente, y antes de ahondar en el tema, se anota que no todas las personas son iguales y por ese mismo motivo la técnica no va a presentar el mismo efecto para todos.

Técnicas para el masaje

Cuello y zona cervical – La idea es que con el masaje usted presione la falange distal de cada uno de los dedos. Es clave que se realicen varias presiones, pero con una pausa de 20 segundos, para así reiniciar con la actividad. Tenga en mente que puede ser igualmente útil para relajar el cuerpo tras un día muy largo en la misma postura.

Circulación del cuerpo – En este caso hay que estirar la mano para ir empujando hacia atrás cada uno de los dedos en dirección al dorso de la mano.

Resfriados, gripe, congestión o picor en la garganta – Tendrá que envolver el dedo medio para a continuación ejercer algo de presión sobre el mismo durante un lapso de 10 segundos. Finalmente suelte y vuelva a realizar esa presión.

Dolores de cabeza – Lo único por hacer en este caso es envolver la parte superior de su dedo medio y finalmente presionar en varias ocasiones.

Problemas digestivos, ulceras, gastritis, etc. – Es necesario presionar en la zona inferior de la palma de su mano, en este caso por 20 segundos para así descansar. Repita.